cómo llegar Teléfono

Se le comienzan a ver los cuernos al toro

Se le comienzan a ver los cuernos al toro

Mi reflexión sobre el escrito que hace el club tecnológico dental a la administración alertando de que hay clínicas dentales que hacen uso del sistema de cad cam al completo para fabricar prótesis dentales en sus instalaciones sin tener los permisos para ello y pidiéndoles que aumenten el número de inspecciones para sancionar esas prácticas, argumentando que es el protésico dental debe ser el único que puede vender las prótesis dentales a los odontólogos es la siguiente:

Bajo mi punto de vista algo que puede convertirse en el principio del fin de la profesión Sanitaria “ Protésico Dental” y que iría en detrimento de los derechos de los usuarios pacientes de prótesis dentales de España si las administraciones no se ponen manos a la obra.

 Y comento el por qué,  pues aunque se trata de una queja con fundamento pero creo que mal planteada ya que cuenta con contradicciones en su argumentación pues las prótesis dentales se deben de vender y dispensar a los usuarios pacientes  de las mismas y no a los odontólogos, ya que de ser así estaría interviniendo un tercero con el agravante en este caso de que está facultado para prescribir y sobre esto la ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios  es clara  y textualmente dice asi:
 

ARTICULO 4.1 DEL REAL DECRETO LEGISLATIVO 1/2015, DE 24 DE JULIO.

Sin perjuicio de las incompatibilidades establecidas para el ejercicio de actividades públicas, el ejercicio clínico de la medicina, de la odontología, de la veterinaria, así como de otras profesiones sanitarias con facultad para prescribir o indicar la dispensación de medicamentos, será incompatible con cualquier clase de intereses económicos directos derivados de la fabricación, elaboración, distribución, intermediación y comercialización de los medicamentos y productos sanitarios.


   Mi conclusión es que la ley hay que acatarla en su totalidad pues si solo se cogen los retazos que convengan y los moldeamos a nuestros intereses la estaremos desvirtuando en su conjunto por lo que sigo pensando que el protésico dental es el único profesional sanitario que puede presupuestar, facturar y garantizar el producto sanitario  dental a medida llamado prótesis dental al usuario paciente conforme a las indicaciones de la prescripción facultativa y no facturársela a los odontólogos pues eso sería fomentar y realizar una práctica ilegal por todo lo anteriormente expuesto y según la ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios anteriormente citada Por tanto, no perdamos el norte  e intentemos a la desesperada por miedo a perder nuestro trabajo inducir a la administración y delegaciones de sanidad que cometan prevaricación pidiéndoles entre otras cosas que vigilen que solo el protésico dental pueda vender las prótesis dentales al odontólogo que repito es un profesional sanitario con facultad para prescribir.

Aceptemos nuestras atribuciones, aprendamos a valorarnos y a valorar nuestra profesión, a defenderla como hacen otros profesionales con sus respectivas, a invertir para nosotros, para nuestros laboratorios, para nuestra formación que no se quede obsoleta no olvidemos el grado de cualificación que poseemos y lo bella que es nuestro trabajo,  tenemos un joya entre las manos que es nuestra profesión y si lo olvidamos habremos comenzado nosotros mismos la cuenta atrás para le extinción de la misma.

No olvidemos nunca  que somos protésicos dentales profesionales sanitarios.

No tenemos que pedir acciones imposibles de cumplir pero si hemos de pedir que se respeten nuestros derechos y sobre todo los de los usuarios pacientes de prótesis dentales que son los grandes olvidados y los que sufren un   “despotismo o absolutismo dental ilustrado”, todo por y para ellos pero sin ellos pues desde el mismo momento que se les obstaculiza o cercena su derecho básico e intrínseco de cualquier persona como es el de el libre albedrío o poder elegir a mi juicio  toda defensa a posteriori de postulados o atribuciones de unas u otras profesiones sanitarias  no tendrán sentido alguno. Ya la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia alertó en su sentencia.

haz clic para copiar mailmail copiado